viernes, 15 de febrero de 2013

¡Güi, güi, güi, los de la banda tamos equí!.



Echar el goxu y nun dar batalla nun yera lo nuestro. Porque nosotros yéremos valientes, gafos, heroicos...
  
Aquella tarde aconceyemos y decidimos dir buscar al enemigu. Ellos y nosotros yéremos xermandíes d'edaes asemeyaes, alrodiu los diez años.

Asina qu'enfilemos p'allá cantando enfotaos el nuestru himnu guerreru:

"¡Güi, güi, güi, los de la banda, los de la banda!.
¡Güi, güi, güi, los de la banda tamos equí!.
¡Unos beben vinu, otros aguardiente,
y, los más borrachos, agua de la fuente!".

L'enemigu taba nun prau daqué fondigonáu y escuquémoslos dende la parte d'arriba, un sitiu estratéxicamente afayadizu pal ataque. Foi entós cuando ún de los nuestros dio la voz d'alarma:

-¡Cagondiola, cho, tienen xigante!-.

-¿Que tienen qué, ho?-.

-¡Que tienen xigante!. ¡Corréi!.

Y... n'efectu, teníen xigante. Percima aquellos guah.es destacaba un rapazón altu y trabáu de polo menos quince años...

Miró pa onde tábemos nosotros, pero poco pudo ver. Porque pa entós yá saliéremos fuxendo a carrenderes camín del abellugu más seguru de caún, que yera la so casa.

Al día siguiente, aconceyemos otra vuelta p'analizar el resultáu de la ofensiva. Por unanimidá decidimos cambiar l'himnu antiguu por otru que me cantare mio güela cuando-y rellatare'l sucesu y que yera más acordies col nuestru valor y decisión ante'l combate:

"¡Cagalera fue al cuartel
y díxo-y al coronel
que punxere la bandera
del color la cagalera!".