lunes, 3 de junio de 2013

La vaquina de Dios.





Hai dies de suerte. Como aquel qu'entamaba pa Ramón. Porque hai que tener suerte pa llevantase, dir pa la llosa, y comprobar cómo una vaquina de Dios se te pon na chaqueta, cacipla un migayín pela manga, y dempués esnala. Asina que Ramón pensó qu'aquel día taba de suerte y había que lu aprovechar. 

A un tiru piedra más p'abaxo taba la casería del so vecín Pericu. Y nella una vaca-guo alloriada ratina, que lo mesmo salía a la caleya a llambete como un perru que te turriaba ensin más.
 
Dempués de caciplar na so antoxana, Ramón empobinó caleya abaxo y pasó per delantre cá Pericu. Y foi entós cuando a la vaca ratina alloriada faltó-y tiempu pa puñalu dexándo-y la culera fecha una llaceria.
 
Tuvo la suerte qu'ente unos vecinos que taben per ellí charrando echáron-y una gabita, empixanon a la vaca, y lleváronlu pal hospital.
 
Ellí, al ver aquella estroza, mientres entainaben a preparar el quirófanu, entrugó-y un médicu:
 
-Pero, home, ¿qué perru lu encetó d'esta manera?-.
 
A lo que Ramón arrepostió:
 
-¡Ca!. ¡Perru nengún!. ¡La vaquina de Dios!-.