domingo, 2 de febrero de 2014

Grandes guerreros.


Duldar que yéramos grandes guerreros yera bobada. Y que veníamos d'una pernomada triba de cazadores más bobada tovía.

Aquella tarde díbamos de caza. Fiximos una bona poza. Dempués mexemos allá, echemos cuchu, estrapayemos cabezones, echemos tola porquería qu'atopáremos perende y más y hasta dalgún baxó los pantalones y dexó ellí la so aportación más íntima. P'acabar, tapémosla con procuru. Namás que quedaba esperar pola presa.

Amataguémonos escucando a ver qué cazábamos. Tino frotaba les manes y too de los nervios y la emoción. De sutrucu, sentimos ruíu. Acercábase daquién. Yera la madre de Tino precisamente. Aportó a l'altura la trampa y ¡zas! metió la madreña hasta'l todiellu sacándola entafarrada de puxarra que daben hasta ganes de vomitar.

La sabia intuición d'una madre fixo'l restu:

-¡Tinoooo, ven p'acá que voi frayate!-

Les ñalgaes restallaben na culera de Tino como voladores. Los demás guerreros esnidiémonos selequino pa fuxir d'una panadera segura.

Yéramos grandes guerreros, yera bobada duldalo. Pero non suicides.