jueves, 3 de abril de 2014

La Llocura de Siora

Pachu llevárala a munchos médicos hasta que, por fin, dieren con un  tratamientu que paecía afayaizu pa la so llocura. Tantos años penitenciando coles sos tochures, con aquellos allorios, que talmente llegó a creyer que la teníen qu'ingresar en dalgún llau.

Y ye que Siora llevaba cuantisimayá viendo de too: cuélebres, xanes, trasgos, diaños burllones, nuberos, pegues falando, árboles xugando a les cartes... Pero quedaba too en casa y podía llevase. La cuestión entamó a enguedeyase enforma cuando-y dio por sentase darréu a la puerta casa a esperar pol esperteyón. Naguaba dende rapacina por esnalar y, por fin, diba poder facelo, pues un nuberu col que falare díxéra-y qu'esperare a la puerta que cualquier día mandába-y un nuberín a pasiala pelos aires guiando un esperteyu xigante con gafes... Y entós ella salía de casa y sentábase a la puerta fuere branu o iviernu, fixere fríu o calor. Y entós Pachu desesperábase...

Pero aquel día desgraciáu l'home tuvo que dexala sola y cuando tornó yá nun taba ellí. Pensó de too: que se perdiere na viesca y quedare pa los llobos, que la llevare dalgún mangullón, que zapicare dayuri cayendo a dalgún tabayón y escentellándose... Pachu sentíase alloquecer per momentos. Culpábase de dexala sola, de baxar la guardia, de ser un xostrón... Pensó hasta en suicidase él tamién, porque ensin ella yá nun quería vivir más pa nada... Entós picaron a la puerta. Abasando los pies foi y abrió. El médicu que trataba a Siora viniere a vela y a siguir cómo diba'l tratamientu y la malura. Pachu echó entós tolo que lu amburaba per dientro y esplicó-y  la gran llaceria que cutía'l so alma. El doctor escuchólu sollerte y silenciosu. Dempués faló:

-Nun t'esmolezas más, Pachu. Siora ta bien. Vila yo mesmu dando una revolada per ende montada nun esperteyón xigante con gafes guiáu por un nuberín. Saludóme y díxome que la esperare equí contigo, que tornaba llueu...-