lunes, 30 de junio de 2014

Motivación



Aquella mañana onde ponía'l güeyu allugaba'l banzón d'aceru. Nel concursu de tiru con gomeru, Vicente acertábales toes. Les bases teníen un aquello que les facía atractives pa él. Tirábase a unes lates de cerveza vacíes, y cada una que valtares yera pa ti en forma de lata enllena.

Y Vicente enxareyaba gomerazu tres gomerazu y lata tres lata. La xente plasmaba arreguilándose naquel fenómenu de la puntería. Los xueces del concursu mirábense con cara empapirotaos ante aquella exhibición. Al final, de diez tiros otres tantes lates llevaba con él de troféu, arriendes d'otres diez más de mampurra y d'una xarra de cerveza alemana policromada y con tapa metálica que-y correspondiere por ser el ganador.

Enxamás naide nun diba imaxinar que cuando practicaba na corrada de la so casa malpenes yera a raspiar una lata o un miserable tiestu colos que practicaba y mira que los tenía grandonos. Entrenando, Vicente yera malu hasta velo y dexalo.

Pero dempués de la descomanada demostración de puntería acabante  realizar nel concursu "Latina que tires, cervecina que bebes", quedaba bien claro que lo de so yera un cenciellu problema de motivación.