miércoles, 4 de junio de 2014

Un Home Gayasperu



Siempre fuere un home gayasperu pa coles muyeres. Gayasperu y bragueteru. Presumía de que nun hubiere moza a la que se cozcare y cola que nun consiguiere... l'aquello.

Pero como a los mozos galantiadores tamién-yos llega'l so samartín acabó casándose. Eso sí, cola moza más galana y que facía de naguar a tolos mozos de la rodiada. Y nun sólo se casó, sinón que tuvo hasta siete fíos con ella.

Esto tovía lu enchipaba más porque presumía de ser un sementalón pistonudu. Cuando se cruzaba con dalgún vecín dicía-y farrucón:

"Manín, l'ala de la montera y la minga d'un home tienen que tar siempre bien p'arriba".

Poro, una de les coses que más chocaben a un foriatu cuando aportaba al pueblu y conocía les andances ya'l potencial amorosu d'aquel auténticu gallu de la quintana yera que lu conocieren pela contorna col nomatu de: "el de los fíos del sacristán
"