miércoles, 15 de octubre de 2014

Mieu



La nueche yera escura como boca de llobu. Colás enfilaba pa casa pela caleya coles boleres del gargüelu medio pesllaes pola medrana. Yera viéspora de Tolosantos y yá se sabe que nesta fecha anden los difuntos en danza y la Güestia de ronda.

La lluna allumaba como un candilín feble. De sutrucu, sintió como un ruxerrux pa contra'l bardial y vio unes bisarmes blancucies. ¡Yera la Santa Compaña de xuro!. Entós garró un palu de la sebe y fixo un círculu en suelu pa metese dientro y oxar asina'l peligru qu'achisbaba la so vida. Pegó un blincu, metióse nel redondel, y sintió como si pisare dalgo blanduzo que chiscaba y arrecendía. Al empar, dos solombres salieron a escape al traviés del prau. Abultó-y comitiva mui ruina pa una procesión de difuntos, pero... ¡coses de la ultratumba!.

Xunta la panerona de sos padres, Tuxa comentaba col so mozu Andrés la mala suerte que tuvieren:

-¡Rediola, nin!. Pa una vez que nos ponemos a trebeyar tranquilinos va pasar per ellí'l tochu Colás-.

-Dígotelo yo, manti, colo afayadizos y calentinos que tábemos naquel requexín...-

Cuando aportó a casa, Colás aguantaba como podía la recatafila que-y taba soltando la so muyer:

-¡La Güestia, sí!. ¡Y la pigorcia que traes tamién!. ¡De los coños col xostrón!. ¡Si nun anduvieres de pingu per ende p'acullá pela nueche, pimplando y candonguiando, nun triabes moñiques, rediós que non!. ¡Mira qué entafarre de cocina, gochonzón!. ¡Vas ponete a fregalo tu...!-.